Ortodoncia Lingual

Ortodoncia con Brackets Linguales


El resultado final obtenido con ortodoncia lingual es el mismo que en caso de las técnicas fijas convencionales, pero la lingual, aparte del beneficio estético, añade otras ventajas:


La sonrisa no queda deslucida durante el tratamiento ya que los “hierros” quedan escondidos detrás de los dientes. Se aprecia directamente cómo mejora progresivamente la posición de la dentadura ya que no hay aparatos que obstaculicen su visualización. El esmalte dental de la parte frontal (la parte visible) no sufre ningún daño ni decoloración ya que la sujeción de los aparatos se realiza por la parte trasera del diente. La autolimpieza que efectúa continuamente la lengua proporciona una mayor higiene; la autolubricación por la saliva hace que no se formen llagas y, al no haber superficies cortantes en contacto con la parte interna de los labios, se evitan lesiones, por ejemplo, haciendo deporte. El período de adaptación es menor porque la capacidad adaptativa de la lengua es superior a la de los labios. Como desventaja, señalar que hay pacientes que pueden presentar, al inicio, dificultad en la pronunciación de algún fonema. Problema que queda resuelto tras una o dos semanas después de la colocación de los aparatos. Es una técnica que resulta especialmente idónea para personas adultas que quieran arreglar su boca sin tener que “lucir” un aparato durante varios meses y también para adolescentes que pueden tener algún tipo de complejo por llevar hierros.

Primera Vista.


Por ello, en la primera visita, se toman registros del paciente (fotos, rx, modelos en yeso…) y se realiza un diagnóstico orientativo sobre todos aquellos elementos importantes como: identificación del tipo de malposición dental, muestra de casos reales similares, duración aproximada del tratamiento… En la segunda visita se presentan los resultados del estudio personalizado. Se informa con exactitud al paciente sobre: diferentes alternativas de tratamiento, duración, y presupuesto. Nuestros presupuestos son siempre cerrados. Desde el inicio se conoce el precio exacto del tratamiento. En cuanto a la forma de pago, normalmente se divide en una entrada (acostumbra a ser el 25% del total) y tantas mensualidades como tiempo que está previsto que dure el tratamiento. Esto es lo habitual, pero aceptamos otras fórmulas propuestas por los pacientes. Lo abonado al inicio, en la primera y segunda visita, le será restado del total del presupuesto si decide llevar a cabo el tratamiento de ortodoncia con nosotros.